¡Espabilad!

Francisco Olavarría Ramos
2 min readDec 28, 2022

Para aquellas personas que conozcan mi estilo de comunicación no les extrañará la irreverencia de aquello de lo que me he propuesto escribir en esta ocasión. No pretendo ser molesto, sino invitar a tomar las riendas de la vida y, en particular, de los últimos años de esta.

Si en anteriores artículos he hablado sobre vosotras por simpatía, es hora de reflexionar sobre los viejos de hoy, y de aquellos que seremos en no mucho tiempo.

Con la educación que hemos adquirido y la cultura de la que presumimos, no veo al sector masculino compartiendo y disfrutando de estas experiencias, como lo hacen, en alto grado –y con agrado– las mujeres.

Qué hacen los hombres al jubilarse, me pregunto y pregunto a los que saben más que yo. Hay consenso: los hombres adultos mayores socializan de manera distinta y de manera más limitada. Participan menos y, sobre todo, quieren seguir dirigiendo, o desde el rol de docentes. Con lamento lo veo y no sólo en mi familia. Parece como si para los hombres el conocimiento, viejo y nuevo, fuese sólo el mecanismo para conseguir un trabajo y un estatus. Incluso para perpetuarlo. Son escasos los que lo utilizan para su propio bienestar y disfrute o quizá, y no soy consciente, lo hagan de manera más solitaria. Me encantará leer vuestros comentarios abajo.

Tengo algo claro, que yo no quiero acabar aislado, tiempo que sólo reservo al estudio, la investigación y la lectura. El resto quiero que sea compartido, con anónimos y conocidos, en una conferencia sobre botánica, una obra de teatro o de excursión. Porque todo tiene mucho interés, porque todo sirve y porque todo está accesible, en su mayoría, libre de coste.

Si vivir con propósito, con un para qué, es uno de los fuertes en el paradigma del envejecimiento exitoso, yo no quiero terminar el año sin agradecer a las y los lectores de este ilustre medio para que el 2023 sea el inicio de muchos proyectos que ilusione lo que reste de vida. Y que les aporte mucha salud. ¡Que así sea!

--

--

Francisco Olavarría Ramos

Licenciado en Marketing y Comunicación. Emprendedor social con formación en gerontología y discapacidad. Autor del manual didáctico ‘El micro-edadismo’