Alas rotas

Francisco Olavarría Ramos
3 min readDec 6, 2023

Usamos –o mejor dicho, se usa– la expresión ‘estar en la flor de la vida’ como convención para describir la juventud y la lozanía de una persona. Asociar las bondades a la edad joven y todo lo contrario a la mayor, nos priva a todos de la posibilidad de vivir con plenitud cada día. Y en ello voy a emplearme con toda fuerza el tiempo que me quede.

Son estas ideas, camufladas en frases hechas, las que he pretendido desmontar durante los últimos diez años. En mi entorno más próximo he conseguido mucho, ser testigo de la metamorfosis de algunas mujeres en bellas mariposas, con una nuevo poderío y rebeldía para rechazar el edadismo que tenían integrado y soportaban.

Mi activismo ha sido dulce en todo momento, una dicha, pero no siempre este compromiso recoge lo mejor de estas luchas, con enormes riesgos profesionales y personales, como es el caso que desgració la vida de las hermanas Mirabal. Patria, Minerva y María Teresa fueron asesinadas un día como hoy pero del año 1960 por su activismo político y lucha por los derechos de las mujeres. Por ello, para recordar a ‘Las Mariposas’, como se las conoce, en todo el mundo el 25 de noviembre se estableció como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

El feminismo es un movimiento pacífico que aboga por la igualdad de género, la eliminación de cualquier discriminación y la violencia machista. Esta lacra afecta a mujeres de todas las edades, orígenes o cualquier condición. Sin embargo, uno de los grupos más vulnerables y menos visibles en esta lucha son las mujeres mayores. A medida que la población mundial envejece, es crucial abordar la violencia contra este colectivo que conviven con situaciones de gran dependencia, marginalidad, soledad no deseada o en entornos institucionalizados.

Esta violencia tiene múltiples manifestaciones, desde agresiones físicas, abuso emocional y psicológico, insultos, amenazas, manipulación emocional o el aislamiento de la víctima, explotación económica y sexual, falta de atención y cuidados, invisibilización social o política, etc.

La metamorfosis en la vida de una mariposa es un proceso de transformación y desarrollo que puede servir como una metáfora poderosa para una nueva oportunidad de la vejez en las mujeres. Al igual que una oruga se transforma en una hermosa mariposa, la vejez puede ser una etapa de la vida en la que las mujeres experimenten reconocimiento, libertad, seguridad y caricias.

Nunca es tarde, para nada. Siempre puedes deshacerte de malas compañías, unirte a la lucha o ayudar a otras mujeres.

Para que el vuelo de ninguna mujer sea mutilado, es un buen momento para recordar que el Ministerio de Igualdad de España, por medio de la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, presta el Servicio telefónico de información, de asesoramiento jurídico y de atención psicosocial inmediata por personal especializado a todas las formas de violencia contra las mujeres a través del número telefónico de marcación abreviada 016; por WhatsApp en el número 600 000 016 y por correo electrónico al servicio 016 online: 016-online@igualdad.gob.es.

--

--

Francisco Olavarría Ramos

Licenciado en Marketing y Comunicación. Emprendedor social con formación en gerontología y discapacidad. Autor del manual didáctico ‘El micro-edadismo’